SelectaHotels
2 Personas
Acomodación Especifica el número de personas y sus edades en el momento del viaje
Habitaciones:
1 Habitación
Habitación 1:
Personas
(18+) 2 Adultos
(0-17) 0 Niños
Aceptar

Blog

BLOG

Compartir:

Qué diferencia un balneario de un spa

Jennifer García el 8 de Julio de 2013, clasificado bajo Algo especial.   Sin Comentarios

Actualmente el Diccionario de la Real Academia Española registra entre sus páginas más de 88.000 palabras, aunque esta cifra se ampliaría en un 30% más si se recogiera todo el léxico que contempla el castellano y aquellos vocablos que hemos adoptado de otros idiomas. Así, las palabras podrían clasificarse en uno u otro grupo. Pues bien, las dos de las que queremos hablar hoy pertenecen a conjuntos diferentes. Balneario, sería uno de esos 88.000 términos de la RAE, mientras que Spa habría que encontrarlo en ese 30% que usamos pero que el diccionario no contempla.

Sha Wellness Clinic

A pesar de que a diario suelen tratarse como sinónimos, las diferencias que hay entre ambos son importantes. Sobre todo la principal es que los balnearios se encuentran en lugares donde tiene el origen un manantial para que las propiedades no se pierdan, mientras que en un Spa no es necesario.

Pero empecemos por el principio y hablemos de los balnearios. Estos lugares son instalaciones en las que las propiedades curativas del agua reúnen cada año a miles de personas que acuden a ellos aquejadas de todo tipo de dolencias. ¿Qué enfermedades pueden disminuir sus dolores? Desde dermatológicas, reumatólogas, renales o circulatorias hasta nerviosas y circulatorias. Diferentes tratamientos como la ducha fría ayudan a la circulación y a mejorar la respiración, el baño en terma romana tiene un efecto que relaja el sistema muscular y nervioso así como la ducha escocesa facilita la circulación de la sangre. Pero los balnearios no los puedes encontrar en todas partes pues el hecho de que el agua tenga un origen concreto, hace que no sea posible construirlos en cualquier lugar, sino en aquellos que cuenten con la cercanía de un agua eficaz contra estos dolores.

A pesar de parecer igual, cada agua tiene unas propiedades diferentes. Así por ejemplo, las podemos encontrar cálcicas, ideales para la protección del aparato digestivo, o diuréticas para la reducción de la tensión sistólica. También están, las magnésicas que facilitan la función renal y vasodilatadora indicada para el tratamiento de la arterioesclerosis. A todo esto se suman las bicarbonatadas para favorecer la actividad pancreática o las fluoradas para la estructura ósea.

Normalmente este tipo de instalaciones van acompañadas de hoteles que facilitan tu estancia en los balnearios durante varios días, pudiendo así, completar los tratamientos que a veces se prolongan hasta más de una semana. Es el caso por ejemplo del hotel Balneario Cervantes o el Aisiria Orduña en Vizcaya.

A pesar de que el agua del Spa no tiene esas propiedades curativas con las que cuentan los balnearios (pues no proceden de ningún río o mar), sí que en estas instalaciones es posible encontrar diferentes tratamientos practicados por profesionales que tratarán de acabar con todo tipo de dolencias. También existen tratamientos faciales que tratan de devolver al rostro esa firmeza que el sol, las toxinas de los alimentos o el medio ambiente van robando poco a poco a la cara. Actualmente los hoteles con spa se han convertido en un reclamo de verano.

Pero, ¿cuáles son los orígenes de los spas? Para saberlo hay que retroceder en el tiempo. Para unos procede del latín “Salutem Per Acqua” (salud por medio del agua), mientras que para otros la palabra viene de una ciudad de Bélgica llamada Spa. Allí antiguamente existía una fuente termal que se dio a conocer por todo el mundo gracias a la cualidad curativa de su agua. A imitación de Spa, otras ciudades de Europa comenzaron a dar a sus fuentes curativas el mismo nombre, por lo que pronto se popularizó por todo el mundo. Así pues, lo que antiguamente eran los spas, ha derivado en lo que actualmente serían los balnearios.

A pesar de que estas instalaciones siguen siendo lugares de peregrinación continua sobre todo de personas que sufren determinados dolores, es cierto que cada vez más se usan tanto los balnearios como los spas como un retiro donde el descanso y la tranquilidad están más que asegurados.

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar" aceptas el aviso legal

Viajeros

  • Tus reservas

Esta web utiliza cookies. Si sigue navegando, se entiende que acepta las condiciones de uso. ¿Que es esto de las cookies?
Aceptar