SelectaHotels
2 Personas
Acomodación Especifica el número de personas y sus edades en el momento del viaje
Habitaciones:
1 Habitación
Habitación 1:
Personas
(18+) 2 Adultos
(0-17) 0 Niños
Aceptar

Blog

BLOG

Compartir:

Los ríos más espectaculares de España

Álvaro Conesa el 16 de julio de 2018, clasificado bajo Algo especial, Rutas y Escapadas.   Sin Comentarios

La Península Ibérica está bañada por numerosos ríos. Muchos de ellos son imprescindibles para entender la historia de España, ya que otorgan gran vida y sentido a los lugares por los que nacen, pasan y desembocan. Además, son ideales para hacer una refrescante escapada, sobre todo en la época de verano, a lo largo de sus extensos cauces. El Tajo, el Ebro y el Duero son los tres mayores, pero otros como el Júcar, Guadalquivir y el Segura también tienen encanto y bautizan gran número de municipios a través de sus cursos.

Río Tajo

El Tajo es el río más largo de la Península Ibérica con más de 1.000 km de longitud. Nace en los llamados Montes Universales, un sistema montañoso que se encuentra en la frontera entre Aragón y Castilla La Mancha. Su caudal habitual es enorme hasta que llega a desembocar a Lisboa, Portugal, hacia el Océano Atlántico.

Históricamente siempre ha sido un río de gran importancia. El Tajo fue frontera incuestionable entre cristianos y musulmanes, erigiéndose grandes fortificaciones defensivas a lo largo de su curso y pasando a manos de las órdenes militares encargadas de su protección. Todas ellas propiciaron el desarrollo de núcleos de población básicos para la comprensión de la historia de España como Aranjuez, Toledo, Talavera de la Reina o Alcántara.

Río Ebro

Está considerado el río más caudaloso de España y su recorrido se enmarca exclusivamente dentro de nuestro territorio. Nace en Cantabria y desemboca en Tarragona, por el Mar Mediterráneo. En la ciudad tarraconense se forma el conocido delta de este espectacular río, que da nombre, lugar y origen al Parque Natural del Delta del Ebro. Este parque fue creado en el año 1983 y se caracteriza por ser la zona húmeda más grande de Cataluña, con casi 8.000 hectáreas; cuenta con amplias parcelas agrícolas de arroz.

Sin lugar a dudas, Zaragoza es la ciudad más importante e inconfundible por la que pasa el Ebro. Inconfundibles son las fotografías que se pueden hacer desde el Puente de Piedra con la Basílica del Pilar y el caudaloso cauce del río de fondo. Un río que es navegable desde la época romana.

Río Duero

El Duero, seña de identidad absoluta de Castilla y León, posee la mayor cuenca hidrográfica de los ríos españoles. Guarda muchos secretos de la época de la conquista, teniendo variedad de castillos que perfectamente nos llevan al pasado. Antaño era utilizado como vía de transporte, se cosechaba y aún se cosecha la vid propia de uno de los vinos más famosos como lo es el de Oporto.

El Duero nace en Soria, concretamente en el municipio de Duruelo de la Sierra, aunque las provincias por donde hace su recorrido son Burgos, Valladolid, Zamora y Salamanca, además de Soria. Finalmente, el espectacular río desemboca en la ciudad portuguesa de Oporto, hacia el Océano Atlántico; teniendo así una gran semejanza con el río Tajo. Además, en su tramo final al tener una mínima pendiente le da la cualidad de ser un río fácilmente navegable. En sus aguas se pueden observar pequeñas embarcaciones, dando origen a un paisaje muy parecido a la ría de Bilbao.

Río Júcar

En el interior, la comunidad de Castilla-La Mancha está definida notablemente por el río Júcar, que se encuentra dominado principalmente por grandes llanuras y amplios valles. El Cañón del río Júcar, en la provincia de Albacete, posee una belleza extraordinaria, con pequeños cauces de ríos, pueblos que parecen flotar en el aire y casas talladas en la roca. Un área conocida como La Manchuela.

El Júcar, al igual que el Tajo, nace en los Montes Universales a unos 1.500 metros de altitud. Al principio, el paisaje está dominado por huertos y vegetación de ribera. A medida que continúe, sin embargo, cambia gradualmente: el río comienza a enrollarse, formando meandros afilados, y fluye por gargantas estrechas cuyas paredes alcanzan más de 100 metros de altura. Finalmente desemboca en el Mediterráneo, en la localidad de valenciana de Cullera tras 498 km de recorrido.

Río Guadalquivir

Nace a una altura de 1.400 metros sobre el nivel del mar, en la Cañada de las Fuentes, un municipio de la Sierra de Cazorla, en la provincia de Jaén. El río Guadalquivir se desplaza de este a oeste y gira hacia el sur en la provincia de Sevilla. Gran parte de los 657 km de su longitud se desarrollan en la llanura llamada Depresión del Guadalquivir, que va ensanchándose hasta llegar a una desembocadura, alcanzando kilómetros de amplitud en Úbeda y Córdoba, entre otros.

Una vez que ha realizado su extenso recorrido, el río Guadalquivir desemboca en el Océano Atlántico, llegando a la altura de Almonte en la provincia de Huelva y Sanlúcar de Barrameda, en la provincia de Cádiz.

Río Segura

El río más corto de la lista, aunque aún así importante, sobre todo para una comunidad árida como la murciana, que depende notablemente del caudal, a veces escaso, del Segura.

El río nace en la Sierra Segura, concretamente en el municipio Santiago Potones. Sus aguas se extienden empezando por la provincia de Jaén para continuar su curso por Albacete, Murcia y Alicante. Terminando su recorrido en Guardamar del Segura, localidad alicantina que también está bautizada por el mismo nombre que el propio río.

Alojarse en pleno entorno de los ríos

Destacan dos opciones para asentarse y disfrutar de una increíble escapada hacia el entorno bañado por los ríos Ebro y Duero, por ejemplo.

A pocos kilómetros de la frontera con Portugal que dibuja el curso del río Duero se encuentra la Posada **** de Doña Urraca. Una tradicional casa en la localidad de Fermoselle, Zamora. Se trata de un lugar ideal para encontrar la paz y la tranquilidad. Las habitaciones están decoradas con un particular estilo, todas diferentes para que la estancia sea lo más particular posible. Un lugar que en verano presume de una temperatura ideal, al margen del calor extremo, y en épocas más frías cuenta con un paisaje típico invernal. Absolutamente de postal.

Por otra parte, en pleno centro de Zaragoza, frente a la Basílica del Pilar, se encuentra el Hotel *** Las Torres. Destacan en sus estancias, el tamaño extra grande de las camas y el tono en la decoración. El blanco es color predominante en las habitaciones, dando sensación de tranquilidad y luminosidad de la que podrás disfrutar contemplando la Plaza del Pilar, a tan solo unos pasos de la orilla del Ebro a su paso por la capital aragonesa.

Recomendaciones

Parador de Lorca

Lorca (Murcia)

Desde 85
La Manga Club Hotel Príncipe Felipe

La Manga del Mar Menor (Murcia)

Desde 125
Desde 89

Deja un comentario

Al pulsar en "Enviar" aceptas el aviso legal

Viajeros

  • Tus reservas

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar análisis de navegación de usuarios y mostrar publicidad. Si sigue navegando, se entiende que acepta las condiciones de uso. ¿Que es esto de las cookies?
Aceptar
www.s